Física de las abducciones (extracto)

El tiempo no se detiene, porque no existe.

A primera vista uno puede hacerse a la idea que, durante la abduction, el tiempo en algún modo se detiene, pero ésto no puede ser cierto: si el tiempo se detuviera, de hecho, todo estaría quieto. En otras palabras, no se podrían mover ni siquiera el abducido y los alineígenas.
Sucedería también así si fuera bloqueado el espacio, porque éste está vinculado al tiempo. Como he subrayado antes, algunas veces el tiempo parece no sólo detenerse, sino directamente volver atrás. Un abducido se despierta de un sueño agitado, en el cual pequeños seres lo secuestran, llevándoselo afuera de su habitación. Evidentemente no era un sueño, porque despertándose jadeante y asustado, descubre mirando el reloj de la mesa de luz, haberse despertado antes de acostarse: se había acostado a las 23:30 y luego de un “largo sueño” se había despertado a las 22:30. Otro abducido se queda dormido en un avión y cuando se despierta, nota que en el fuselaje no hay nadie. Se agita y jadeante busca a alguien mientras el avión vuela, pero se vuelve a dormir improvisamente, o mejor dicho, no recuerda qué pasó. Cuando se vuelve a despertar, luego de los habituales cuarenta minutos, todo está normal a su alrededor. Todo queda en su mente en forma de sueño. Pero habrá sido realmente un sueño?Intentemos un primer acercamiento
La visión cuántica del Universo permite representarlo, por el momento, con una aproximación. Ya he mostrado, de hecho, que el espacio-tiempo es una rejilla de puntos en donde son definidos completamente sólo los nudos en los que el tiempo y el espacio (pero también la energía, omitida para simplicar la visión de las cosas) se encuentran.
El Universo, por tanto, existiría sólo en esos puntos, mientras que en el medio no habría nada. Puntos, se podría decir, iluminados por el eje de la Consciencia que, como desde hace mucho he subrayado, se comportaría como un proyector de informaciones que ilumina una pantalla cinematográfica. De lejos, para el observador incauto parece que la imágen proyectada en la pantalla y llena de informaciones es homogénea, pero, observando atentamente la pantalla con una lente de ampliación, uno se da cuenta que la imágen se forma sólo en los puntos en donde existe el hilo del tejido de la pantalla. Es inobservable en los agujeros entre trama y textura del tejido, ahí donde no interactúa con el hilo. En la representación gráfica del costado cada círculo blanco es un punto en la realidad virtual, mientras que el negro representa la ausencia de realidad.
En base a este esquema, la existencia es un recorrido preciso pero cuantizado, obtenido saltando desde un punto a otro, como si la realidad fuera un apretadísimo conjunto de fotogramas y no una acción continua. Esta visión de la realidad virtual consiente tener medidas de tiempo y espacio bien definidas y de no tomar en consideración, entre una medida y otra, una variación continua, sino la existencia de valores distintos e independientes de espacio y de tiempo. En definitiva nuestra vida no sería un continuum de situaciones, sino una serie muy larga y apretada de imágenes estáticas que se suceden en una imaginaria pantalla cinematográfica.

Pero qué sucede cuando llega el alienígena?

Admitamos, entonces, que nuestra existencia se pueda describir como una serie de situaciones semejantes a otros tantos fotogramas de un film proyectado en un telón de la realidad virtual.
Nuestro cerebro toma en exámen un fotograma solo a la vez. Si un hipotético observador, dentro de un pequeño helicóptero, se moviera al lado de la película exactamente a la misma velocidad, vería, debajo suyo, siempre el mismo fotograma, o sea la misma imágen, e iluminaría solamente esa con su faro, como aparece en las imágenes inferiores.

Veremos además que ésto es sólo un aspecto de lo que sucede realmente, pero por ahora representa un progreso en la comprensión de lo que acontece durante una abduction.
El helicóptero, no sería otra cosa que la máquina alienígena, la cual interactúa con la realidad espacio-temporal del abducido, bloqueando localmente el tiempo. Esto sucedería porque la máquina alienígena se pondría sobre el eje del tiempo de la realidad local del abducido e interactuaría, en fase, con su tiempo.
Para el abducido y para el alienígena el tiempo se detiene, pero no para el resto de las cosas animadas, o sea aquellas dotadas de Consciencia, que desaparecerían de la escena percibida por el abducido.
Sería como si algo hubiera retenido alienígenas y abducido en el fotograma 4 de la reconstrucción gráfica, mientras que todos los otros objetos “vivos” hubieran continuado hacia adelante, regularmente, en los fotogramas 5,6,7…
Al comienzo de la abducción, el abducido es extraído del fotograma detenido. En otras palabras, el alienígena bloquea al abducido y deja seguir regularmente hacia adelante a los otros personajes del film.
Para obtener ésto, viaja en el tiempo a la misma velocidad del abducido, obteniendo el efecto del mencionado pequeño helicóptero que persigue el fotograma 4, pero su desplazamiento está ligado solamente a un eje, el del tiempo. Para quien está en el fotograma 4 y para el helicóptero el tiempo aparece quieto, como dos automóbiles que viajan a la par en una autopista, parecen detenidos uno respecto del otro, y el alienígena puede interactuar con la realidad del abducido, que aparece quieta respecto a él, simplemente porque el “paisaje” viaja a su misma velocidad: aparentemente todo está quieto.
Veremos enseguida que también las pequeñas incongruencias, difíciles de comprender en este nivel, serán rápidamente allanadas con la modificación de algunos parámetros locales.
Esta descripción no es más que la misma ya hecha antes, cuando he sugerido la hipótesis que el alienígena se desplace físicamente en la rejilla holográfica moviéndose sólo en el tiempo o sólo en el espacio. Al abducido se presentaría justamente la situación que él relata, es decir que todo está quieto salvo los alienígenas y él mismo, los únicos que pueden moverse en este espacio-tiempo “bloqueado”. No hay nadie más por ahí, porque aquellos que “viven” siguieron hacia adelante en los fotogramas sucesivos. Se nota que las cosas inanimadas quedan quietas, mientras aquello que es vivo se puede mover en la rejilla holográfica, como es sostenido por algunos estudiosos de la física de la realidad virtual de Bohm. Una vez más la realidad virtual aparece cuantizada sea en el espacio, sea en el tiempo, sea en la energía.
Corrado Malanga (La fisica delle abduction)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: